Crónica II: Crónica de un Beso Robado

Esa noche todo sabia demasiado a nada, no sabia a soledad y menos a compañía… él, (ya no recuerdo su nombre) estaba ahí… detrás de mi pantalla… después de un hola y unas cuantas palabras pregunto si podíamos vernos; con el mismo sabor a nada que tenia toda la noche dije que estaba bien…

En 30 minutos nos encontramos, la ya muy conocida sensación de que era diferente a lo que pensaba, pasaba por mi cabeza, por un rato supuse que también por la suya… después de 2 horas y muchas palabras con mas sabor a nada fuimos a nuestras motos de vuelta a casa,…

Antes de despedirnos me di cuenta que no pensaba lo mismo de eso de no ser lo que esperaba o que si lo pensaba, el si esperaba algo…

Me dijo: No te despides?

Le dije: Por supuesto!

Un beso en la mejilla y mis llaves encendiendo la moto… su rostro dijo no quedar muy contento.

Tomamos la misma ruta sola y tan tarde… a unos metros el semáforo cambio a amarillo, rojo!.. Diablos!

En el semáforo yo sonreía, la travesura de no corresponder a su solicitud le daba sabor a mi noche… yo y mi gusto por hacerme la fuerte.

En un instante que no recuerdo cuanto duró, lo ví bajarse… y venir hacia mí… quitar lo que le estorbaba y llevarse lo que quería,… mis manos más asustadas que yo permanecieron quietas.

Volvió a su sitio, el semáforo también… lo único que sigue sin volver a su sitio es el beso que se llevo consigo.

Princesa Rota
Related Posts with Thumbnails