No te mientas...

No mujercita, no te mientas.

No te dejes engañar por todos los argumentos en donde eres tú quien siempre está equivocada, no entendiste lo que en verdad podías tener, eres demasiado dramática o esperas mucho de la gente.

Si alguien quiere algo de vos, tu cuerpo, tu compañia o tu amor, que lo gane, le parezca o no natural tener que hacerlo.

No solo tú debes hacer conseciones con tu mente o tus miedos; aguantar sus manías, respetar sus espacios, aguardar en silencio, evitar equivocarte o no hacer exigencias.

No estás ahí para ser un objeto que espera a ser tomado solo cuando él quiera hacerlo, aunque tú te mueras de deseo. Sin importar el plan, estás ahí para ser tratada con reciprocidad, las demás condiciones tú decides si las aceptas.

Sin embargo, escúchame bien. El momento en que ser tratada con ternura entra en la lista de exigencias que no puedes hacer, o las cosas por las que de repente eres poco adulta, solo habrá un lugar a donde llevarlo todo, y ese lugar no es precisamente a tu cama.

Ángel
Related Posts with Thumbnails